Saturday, November 25, 2006

continuación Track 1


... Como no soy estúpida, tuve que realizar algunos cambios en mi apariencia tanto para estudiar como para trabajar. En mi primer lugar, durante el día soy Antonia, pero en la noche me llamo Amaranta. Me pareció que era un nombre entretenido y misterioso y que juega mucho con la personalidad que desenvuelvo en el rubro sexual. Por otro lado, mi apariencia también tuvo un cambio, y es que uso una máscara con mis clientes a fin de evitar encuentros desafortunados con algún conocido, porque obviamente quiero seguir teniendo la imagen de chica buena del campo.


Los cambios siempre son para bien, bueno, eso dicen. Estoy tranquila porque tengo todo lo que quiero aunque mis ambiciones por más persisten y crecen día a día. Pero como todo no es felicidad... también sacrifiqué muchas cosas. Sé que pensar en tener pareja o familia es un proyecto que no va conmigo. Algún día, dejaré este oficio y con mi título bajo el brazo empezaré una nueva vida, pero mi pasado siempre va a estar ahí, me perseguirá por siempre y no lo podré evitar. Ante eso... ¿Qué hombre querría tener un futuro junto a una puta?


Es miércoles y tengo certamen de álgebra. Me las arreglé en cuanto a los horarios para dormir, a fin de estudiar con tranquilidad. No tengo dudas de que me irá bien, pero el cansancio se me nota. De cualquier manera me levanté temprano y fui a la bliblioteca de la universidad. Para variar, las salas de estudio estaban llenas. Buscando y buscando, encontré por fin un puesto vacío junto a un tipo.


Me acerqué y con mis encantos le pregunté:


- Disculpa... ¿Está ocupado ése asiento?

- No, ocúpalo no más - contestó, mirándome con indiferencia.


Me molestó. Y es que nadie me había mirado de ésa forma, como si no fuera nadie. Aunque... hay que reconocerlo, es bastante guapo. Rubio, ojos color miel, labios gruesos y una mirada tierna y a la vez profunda. Me senté junto a él y así pasaron las eternas horas. Cuando decidí descansar un rato, dejé que mi frente se apoyase en la mesa y un suspiro salió de mí como tratando de sacarme todo el peso de encima. En ése momento, el tipo se levantó apurado y tomando sus cosas, salió disparado de la sala. Me imagino que estaba atrasado, porque entre tanto apuro se le cayó un cuaderno. Traté de avisarle de su descuido, pero algo en mí me lo impidió... algo que hasta hoy no logro explicar.


Recogí el cuaderno del suelo y lo abrí, para encontrar algún dato del tipo. No decía nada que me ayudara a devolverlo, pero unas letras grandes me llamaron la atención y que decían: "Bitácora de una ermitaña". Lo encontré curioso, pero lo que me impactó fueron las líneas que continuaban: "Mi pasado siempre va a estar ahí, persiguiéndome y no lo podré evitar".


¡Era lo que yo pensaba! Un escalofrío me hizo temblar de pies a cabeza. Sentí una curiosidad inmensa por averiguar de qué se trataba todo esto, porque, si la chica que escribió esto pensaba de ésa manera, es porque quizás también tiene algo que ocultar o, tal vez, algo que nunca pordrá borrar...


Continuará...

3 comments:

pame said...

wolas amiga
uxa no ando muy
imaginativa, comunicativa, ni espresiva hoy
pero ute sabe bem
lo ke pienso de sus escritos
me ustan muxo
ya mi ñoña
tkm mil
sorry por despertart ,pero vo kaxay!

gracias por siempre tar ahi pa askuchar mis leseras

Esteban said...
This comment has been removed by a blog administrator.
GrupoJaqueMate said...

Interesante tu blog, al parecer eres de hualpen y yo tambien.

www.alehead.blogspot.com